lunes, 9 de junio de 2014

De lápices a tintas

He logrado recopilar algunas páginas de cómics que realicé hace ya bastante tiempo, de cuando se me ocurrían historietas y batallas que contar. Me ha parecido interesante incluir algunas imágenes en este blog que muestran el paso del boceto a base de trazos, recortes y tachones, al acabado final ya entintado listo para colorear.
Estas páginas que incluyo a continuación son de un cómic que realicé para una revista, allá por el año 1995. No llegué a colorear más que las tres primeras páginas, con el método ya comentado en un post anterior, a base de lapiceros de colores y rotuladores, técnica que abandoné rápidamente en cuando me inicié en el coloreado digital, si bien no lo incorporé en esta entrega sino en otros trabajos posteriores.


 (Viñeta coloreada con lápices y rotulador 1995)


(Pág. 2 - Boceto a lápiz y página final entintada)


(Pág. 3 - Boceto a tinta y página final entintada)


 (Pág. 6 y 7 - Página doble: Boceto realizado a tinta)


(Pág. 8 - Boceto realizado a tinta)


Curiosamente las páginas 9, 10 y 11 fueron las primeras del cómic que realicé (1994), un año antes que las páginas 1 a 8. El motivo fue que en un principio la historia comenzaría con una página inicial a modo de introducción y la segunda página sería la que se muestra abajo (pág. 9).
Posteriormente, mientras planificaba el resto de páginas, decidí sustituir la primera que aún estaba por realizar, incluyendo en su lugar varias más (de la 1 a la 8). Por este motivo es fácil apreciar una cierta transición de estilos entre las páginas anteriores a la 9 y las posteriores.


 (Pág. 9 - Boceto a lápiz y tinta y página final entintada)



  (Pág. 10 - Boceto a lápiz y página final entintada)


    (Pág. 11 - Boceto a lápiz y página final entintada)


 (Pág. 12 - Boceto realizado a lápiz)



miércoles, 4 de junio de 2014

Un punto de inflexión en el camino...

Fue allá por 1999 cuando comencé a incorporar la tecnología digital a mis ilustraciones. Hasta este momento siempre había coloreado los dibujos mediante una combinación de lapiceros de color y rotuladores. No es una combinación frecuente pero los segundos aportaban mayor uniformidad y vida al resultado final.
Esta ilustración no es de las mejores ni las más relevantes pero muestra un punto de inflexión, pues es la primera en la que decidí combinar la vieja técnica del color a base de lapiceros, con novedosos efectos digitales, pues tanto el fondo de la imagen como la tormenta de arena fueron añadidas mediante la herramienta aerógrafo de Photoshop, mientras que el dibujo del personaje está coloreado con lápices como bien se puede apreciar observando los trazos.
Aunque es un trabajo simple lo he querido incluir en el blog por su especial interés, pues la realización de esta ilustración en concreto supuso un cambio radical en mi forma de trabajar a partir de ese instante. No recuerdo ningún dibujo coloreado con lapiceros después de este... ni ninguno coloreado por ordenador anterior a él.



lunes, 2 de junio de 2014

La magia del lápiz y el papel

Suele ser el origen de todo, una pequeña idea va cobrando forma mientras estrujas ese pequeño trozo de carbón contra el papel y cuando te quieres dar cuenta tienes frente a ti un garabato que parece tener vida propia... es curioso lo que se consigue con un poco de inspiración.

Este es uno de los primeros diseños del interior de un vehículo aéreo que más tarde pasaría a producción con el 3DStudioMax para comenzar las primeras secuencias de animación. No es más que un boceto pero da una idea del resultado final que pretendía conseguir.


Estos otros son bocetos correspondientes a uno de los personajes de la historia, de una colección de ilustraciones de más de varios centenares de imágenes, que llevé a cabo entre 1998 y 2000. El primero está hecho a lápiz, el segundo no estoy seguro, pero por la época debió ser un Pilot 0.5, mi herramienta predilecta por aquella época.






Este otro es un dibujo realizado en 2003 para probar tipos de sombreado con lápiz con la intención de introducir algunas mejoras en esta disciplina que, con tanto progreso digital, casi había abandonado, y la verdad, es que es uno de los dibujos más elaborados que he realizado de este tipo.


domingo, 1 de junio de 2014

Los inicios del 3D

Resulta sorprendente ver los resultados que un aficionado podía conseguir con los programas de modelado y animación 3D de entre los que se encontraban a finales de siglo... realmente increíble lo que se puede conseguir con el software adecuado, un buen libro y muchas horas de dedicación.
Estos diseños fueron realizados a finales de 1998 con la versión 1.2 del mítico 3dStudio Max, para la producción de un largometraje de animación de cosecha propia. Era uno de mis primeros proyectos, y curiosamente, de los más ambiciosos, seguramente por mi desconocimiento del complicado y laborioso terreno que estaba pisando. Se llegaron a rodar varios minutos, acusando durante el proceso de realización una notable carencia tecnológica por la falta de sistemas de captura de movimiento como los que existen hoy día, cosa que me hubiera facilitado muchísimo el trabajo pues realizar secuencias de animación de seres humanos mediante edición de claves de forma manual, es algo que resulta especialmente tedioso y de escaso realismo.

 Skyline de la ciudad con texturas de prueba

Interior de un aerodeslizador modelado a partir de objetos básicos